1-19 CUANDO ALGUIEN TE PIDE PERDON

¿Cual es la actitud correcta cuando alguien te pide perdón?
Por lo general cuando alguien nos ha ofendido, generamos una cuenta por cobrar en nuestro corazón que va ganando intereses cada día. Entre más tiempo pase, mayor se va haciendo esa cuenta.

En algunos esa cuenta por cobrar, genera a su vez un espíritu de contienda; en otros un espíritu de venganza y en otros, simplemente indiferencia. ¡Y en otros una combinación de esos! La realidad es que esa cuenta por cobrar es como un veneno dentro del corazón de la persona ofendida.

Esa cuenta por cobrar también genera frecuentemente tristeza, amargura, desánimo y una fuerte lucha interna. Mantener esa cuenta por cobrar en nuestro corazón por mucho tiempo, endurece el corazón y nos vuelve insensibles a las manifestaciones de Dios en nuestra vida. También va a generar mucho orgullo en el corazón.

Cuando alguien nos viene a pedir perdón, muchas veces nos cuesta perdonar porque pensamos que con solo pedir perdón no es suficiente, que esa persona debe sufrir un castigo por lo que nos hizo; otras veces porque pensamos que nos lo va a volver a hacer. Muchas veces se duda de que se esté pidiendo perdón sinceramente.

Cualquiera que sea la situación, mantener esa cuenta por cobrar en nuestro corazón por mucho tiempo va a detener nuestro crecimiento espiritual, y ese veneno va a causar mucho daño a nuestro corazón.

Efesios 4:26 «Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados.
Mateo 6:14 »Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial.
Mateo 6:15 Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.
Mateo 18:21-23 Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete —le contestó Jesús—.

Cuando alguien nos pida perdón, nuestra actitud debe ser conceder el perdón inmediatamente con una actitud de mucha humildad. Luego pueden hablar de cómo se sintieron, no con actitud de contienda, sino con actitud constructiva, para hablar de lo que paso, cuanto nos dolió y como evitar que vuelva a suceder.

Si fuiste tú el ofensor(a) entonces debes venir a pedir perdón con una actitud humilde y arrepentida de verdad, entendiendo que causaste mucho dolor en el corazón de una persona que está cerca de ti y probablemente amas. Reconoce abiertamente que cometiste un error, que lastimaste un corazón y que no quieres volver a herirlo nunca más. La humildad y el arrepentimiento sincero son estrictamente necesarios.

Si te cuesta mucho pedir perdón, o perdonar, busca ayuda de inmediato. Probablemente necesitas limpiar tu corazón y necesitas una guía apropiada para hacerlo. Pero no te tardes. Busca esa ayuda pronto.

Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!

QUE DIOS BENDIGA TU MATRIMONIO Y TU FAMILIA.

2018-04-27T08:59:26+00:00

Dejar un comentario