1-24 TUS RESULTADOS JUSTIFICAN TUS ACCIONES

Lo que tienes hoy en día en tu vida, es el resultado de lo que has hecho o de lo que has sembrado
La ley de la siembra y la cosecha es una ley universal establecida por Dios el creador de todo cuanto existe, y tiene aplicación en todas las áreas de la vida, tanto en la naturaleza, como en lo material y en lo espiritual.

ENTIENDE ESTA LEY, PONLA EN PRÁCTICA Y SERAS BENDECIDO. No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Gál. 6:7 Las leyes operan para cualquiera y son aplicables a todos. Las leyes de siembra y de cosecha funcionarán para cualquiera que las active.

TU COSECHA ESTARA EN PROPORCION A LO QUE SIEMBRES. El que siembra escasamente también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. (2 Cor. 9:6) Si hemos sembrado poco amor, poco apoyo, poco servicio a otros, igualmente recogeremos poco de lo mismo.

SI NO SIEMBRAS NADA, NO COSECHARAS NADA.  ¡Si no ha sembrado amor, paz, buenas actitudes, buenas acciones, misericordia, dinero, etc., entonces no habrá frutos! En el reino natural no hay cosechas sorpresa; si usted no ha sembrado, no obtendrá ningún fruto. Igualmente en lo material y en lo espiritual; si usted no ha sembrado nada, no habrá cosechas sorpresa!.

CADA SEMILLA REPRODUCE SU MISMA ESPECIE. Dijo Dios: "Produzca la tierra hierba, plantas que den semilla y árboles frutales que den fruto, Según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra." Y fue Así. La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla Según su especie, árboles frutales cuya semilla está en su fruto, Según su especie. Y vio Dios que esto era bueno. (Gen 1:11-12)

Si queremos bendiciones en nuestro matrimonio, en la familia, en el trabajo y en la vida financiera; debemos sembrar esas mismas bendiciones en las personas a nuestro alrededor. Sembremos más amor, servicio, consideración, respeto, tolerancia, tiempo y dinero en personas a nuestro alrededor que lo necesitan. Y entonces recogerá una cosecha abundante de la misma especie. Estemos siempre listos a servir en todo lo que podamos, y mejor aún, antes de que nos lo pidan.

LA COSECHA TOMA TIEMPO. No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Gálatas 6:9 Habrá un tiempo de cosecha, pero la clave está en que no nos cansemos de sembrar. Y la cosecha será abundante. Si dejamos de sembrar, la cosecha se perderá.

SI NO TE GUSTA LO QUE HAS COSECHADO, CAMBIA LO QUE HAS SEMBRADO
Lo que tienes hoy en día en tu vida, es el resultado de lo que has sembrado. Si quieres obtener una mejor cosecha en todas las áreas de tu vida, dedícate a sembrar. Si has sembrado cosas malas, arrepiéntete, pídele perdón a Dios primero y luego a las personas en las que sembraste mal. Y comienza a sembrar todo lo positivo que puedas. Siembra abundantemente y con un corazón alegre; y a su tiempo, recogerás una cosecha abundante.

Siembra primero en Dios, tiempo con EL. Luego siembra en tu esposa(o); luego siembra en tus hijos y luego en las personas a tu alrededor. Entre las cosas más importantes que debemos sembrar en nuestra familia están: tiempo, atención y oración.

Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!
Si necesitas un consejo específico para tu matrimonio, escríbenos a:matrimonios@libresparaamar.org

QUE DIOS BENDIGA TU MATRIMONIO Y TU FAMILIA.
2018-04-27T09:23:03+00:00

Dejar un comentario