La conducta humana es todo lo que el ser humano hace, piensa y siente; se fundamenta en un sistema de creencias basado en sus principios o convicciones de vida y establece los parámetros de relación con otras personas.

¡La conducta humana es consecuencia de su estado espiritual!

Fuimos creados por un Dios maravilloso y sobrenatural y entre lo más deslumbrante de nuestra naturaleza, es la capacidad de escoger y decidir nuestro destino o lo que queramos hacer con nuestra vida. Eso se llama libre albedrío, y aunque es emocionante, también es altamente riesgoso.

Gálatas 6:4y5 Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie. Pues cada uno es responsable de su propia conducta.

Es responsabilidad de cada ser humano manejar su propia conducta.

Es decir, que somos responsables de lo que hacemos, decimos y pensamos. A pesar de la influencia de las costumbres de nuestros padres, tenemos la capacidad y la responsabilidad de cambiar los hábitos incorrectos y corregirlos.

CONDUCTA MATRIMONIO

¿De quién podemos aprender hábitos y principios de vida que nos ayuden a tomar decisiones sabias?

2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 17 Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.

Dios nuestro Padre y diseñador de la humanidad, nos enseña por medio de su palabra, como podemos ser mejores Esposos, mejores Padres y mejores personas en la sociedad en la que vivimos. Necesitamos establecer principios de vida y creencias correctas en nuestra mente para que regulen nuestra conducta y nuestra vida.

2 Juan 1:9 Todo el que se desvía de esta enseñanza no tiene ninguna relación con Dios; pero el que permanece en la enseñanza de Cristo tiene una relación tanto con el Padre como con el Hijo.

Tu conducta como esposo(a) y como Padre o Madre debe estar fundamentada en tu relación con Dios.

Tu estado espiritual determina en un alto grado tu comportamiento. Una persona verdaderamente conectada a Dios evidencia amor, paz, gozo, alegría, tolerancia, respeto a las otras personas.

Un matrimonio que aprende y vive sobre principios espirituales bíblicos, será un matrimonio saludable y tendrá una familia saludable. Sabrán cómo enfrentar las situaciones difíciles de la vida y salir airosos.

Si quieres aprender más para obtener un Matrimonio saludable, escríbenos y te ayudaremos a lograrlo.

contacto@libresparaamar.org  o al Tel: +1-954-434-4696 (USA) @libresparaamar

Lee tambien: El carácter de un matrimonio saludable