La identidad es la conciencia que una persona tiene respecto de sí misma y que la convierte en alguien distinto a los demás. Esa identidad determina su función, su valor y su potencial en la vida.

Las personas se auto-valoran en función de su identidad y eso determina su auto-estima personal.

Si una persona se identifica como un buen médico, se valora como tal y tiene clara su función y misión en la vida. Igualmente, los Ingenieros, Arquitectos, Administradores, Mecánicos, etc.

Tu identidad determina tu misión en la vida

La identidad espiritual tiene también mucha influencia en el valor de una persona y ante la sociedad. La gran mayoría de personas no tienen una verdadera identidad espiritual.

Juan 1:10 Vino al mismo mundo que él había creado, pero el mundo no lo reconoció. 11 Vino a los de su propio pueblo, y hasta ellos lo rechazaron; 12 pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. 13 Ellos nacen de nuevo, por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

La identidad de hijos de Dios nos la da el recibir a Jesucristo como Señor y Salvador y vivir bajo sus principios de vida. Entonces ya no vivimos bajo principios de vida del mundo que nos rodea. sino guiados por el Espíritu de Dios. Generalmente las personas con un buen nivel espiritual tienen mayor dominio propio y son más serviciales con los demás. Las personas que tienen identidad de hijos de Dios conocen su origen y su destino.

La identidad familiar es también muy importante. Nos identifica como hijos, hermanos, matrimonio, padres, tíos y abuelos. La familia es el primer ambiente de desarrollo emocional y relacional de todo ser humano.

Una familia saludable transmite el legado familiar a las nuevas generaciones por medio del modelaje de los padres y familiares cercanos. Los hijos aprenden los principios de vida del ambiente familiar en el que se desarrollan.

Uno de los problemas más graves que tenemos en este momento en nuestra sociedad contemporánea es justamente la falta de identidad en las nuevas generaciones. Debido a que muchos no tienen una estructura familiar saludable, ni modelos correctos de sus Padres y familia adulta. Crecen con una identidad distorsionada que los va a limitar considerablemente para alcanzar su mejor potencial en la vida.

Los hijos de Dios no son perfectos, pero tienen una identidad bien definida y procuran vivir cada día bajo los principios bíblicos de vida y tienen bien claro su propósito y su destino en la vida. Una familia que vive estos principios, transmite un excelente legado a las siguientes generaciones.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si quieres aprender más para obtener un Matrimonio saludable, escríbenos y te ayudaremos a lograrlo.

contacto@libresparaamar.org  o al Tel: +1-954-434-4696 (USA) @libresparaamar

Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡Cuídalo!

QUE DIOS BENDIGA TU MATRIMONIO Y TU FAMILIA.

www.libresparaamar.org